Entrevista a Luis Faúndez Salinas, ex profesor del DIMEC y egresado de Ingeniería E. en Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado

Foto: Sres. Francisco Avendaño, Luis Faúndez y Jorge Cáceres; primeros titulados, en 1970, de la
Carrera de Ingeniería de Ejecución en Calefacción  Refrigeración y Aire Acondicionado

El vínculo de Luis Faúndez con la Universidad de Santiago de Chile se remonta al año 1955 con su ingreso a la Escuela de Artes y Oficios (EAO), donde 4 años más tarde,  egresa de  la especialidad de Instalaciones Sanitarias. En el verano de 1959,  con sus 16 años a cuesta inicia la búsqueda de trabajo o práctica profesional, con escaso éxito.

Durante ese ingrato periodo, un visionario profesor de la especialidad, Sr. Juan Antonio Valencia, le extiende la invitación a él y seis compañeros de egreso, a participar de un curso piloto en las  áreas de calefacción, refrigeración y ventilación.

“Nos dijo que tenía todo preparado para dar un quinto año, pero en climatización” recuerda el ex académico del DIMEC. “Nos advirtió que sería un curso a full, sin claudicaciones, porque debíamos  demostrarle al director de la EAO, el Sr. Héctor Torres Guerra, que esto no era una idea loca. El profesor quería que se implementara y saliera de maravilla”, detalla.

El éxito del curso piloto permitió que se replicara en los años posteriores, derivando en la creación de la carrera de Ingeniería en Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado a nivel universitario, tras la aprobación del Consejo Directivo de la Universidad Técnica del Estado según consta en el Acta N° 366 del 21 de agosto de 1964.

“El Departamento de Ingeniería Mecánica nos acogió bajo su alero, graduándose en 1970 los primeros ingenieros en Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado; recuerdo que fueron dos muchachos.”. En los albores de la carrera, el equipamiento de laboratorio era exiguo y básico, generado  principalmente por alumnos y sus profesores guías. “Muchas de las experiencias las realizábamos afuera, visitando salas de calderas, plantas frigoríficas, sistemas de calefacción y aire acondicionado en ejecución y  en casa tratando de maximizar los materiales y equipamiento  disponible. Todo a pulso”, comenta Luis Faúndez.

Luis Faúndez, ex profesor del DIMEC y egresado de Ingeniería E. en Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado

¿Cuáles son los principales hitos que han atravesado a la carrera de Ingeniería de Ejecución en Climatización?

El primer hito es su creación en la UTE en 1964 (reconociendo que la simiente de la especialidad fue plantada en la EAO en 1959). En 1968 pasó a llamarse “Ingeniería de Ejecución en Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado”, nos autodenominamos los “CRAA”. Otro hito que nos marcó se dió en 1982, la UTE pasa a denominarse Universidad de Santiago de Chile. Se dictamina cerrar el ingreso a varias carreras de ejecución, entre ellas el CRAA, aún con la creciente y sostenida demanda de nuestros profesionales, los más de 300 alumnos cursándola y la mejora constante de los puntajes de ingreso (a modo de ejemplo el puntaje de corte del primer semestre de 1978 fue de 662,7).  La decidida defensa del Departamento de Ingeniería Mecánica ante el cierre no tuvo éxito y su estrategia fue aumentar el ingreso de I.E. Mecánica y ofrecer de ahí en adelante la Mención Climatización en los 3 últimos semestres de la carrera.

Con el retorno de la democracia, el Director del DIMEC, Sr. Ubaldo Zúñiga nos instó, junto a mi colega Florentino Meriño, a preparar los antecedentes para reabrir la carrera. Expusimos los antecedentes ante el Consejo Superior y en 1994 se reabre el ingreso a la carrera con el nombre abreviado de Ingeniería de Ejecución en Climatización, configurando con ello el tercer hito. La premura y urgencia en preparar la defensa de la apertura puede ser la explicación del porqué no incluimos el término Refrigeración, completando “I.E. en Climatización y Refrigeración” que le hace justicia plena a las áreas que la carrera imparte.

¿Por qué considera un error el nuevo nombre?

Porque al haber estado suspendido el ingreso propio por un periodo de 12 años, la Carrera se volvió desconocida en la oferta de postulación. Muchos de ellos nos preguntaban si en la carrera veíamos el pronóstico del tiempo o temas del medio ambiente. Las explicaciones de los verdaderos objetivos fueron muy demandantes en los períodos de atención de postulaciones.  Costó un par de años volver a introducir en el mercado la carrera y concientizar que preparábamos ingenieros dedicados a proyectar, instalar y mantener sistemas en las áreas de calefacción, refrigeración y  de aire acondicionado.

¿Qué cosas realizó junto a su colega para promocionar y posicionar nuevamente la carrera?

Se dieron varias instancias. A mediados de los 90 se realizó en Chile el 4to Congreso de Aire Acondicionado y Refrigeración a nivel sudamericano, que coincidió también con la exposición FISA (Feria Internacional de Santiago) que se instalaba en Cerrillos.

Como éramos cercanos a la Cámara Chilena de Refrigeración, nos cedieron un stand. Llevamos un equipo pedagógico de dos puntos de frío de reciente adquisición, computadores con animaciones de sistemas de climatización realizadas por alumnos y logramos concretar  una muy buena presentación.  Ello nos abrió las puertas para que en los años siguientes la organización de la FISA nos invitara a participar, sin costo para el Dimec. Cuatro ocasiones en FISA Cerrillos y tres  realizados en Espacio Riesco. Estos puntos de encuentro nos permitieron llegar con nuestro mensaje a mucha gente.

Otro recurso fue aprovechar las invitaciones del programa de Radio Usach, denominado “Senderos Académicos”, para realizar charlas y entrevistas sobre variados temas de la especialidad.

Fuimos colaboradores permanentes de artículos y noticias de la Carrera en la revista “Frio y Calor”, publicación oficial de la Cámara Chilena de Refrigeración y Climatización A. G. y de la División Técnica de Aire Acondicionado y Refrigeración, desde su creación en 1991. Un gran número de nuestros egresados han sido miembros activos de su directorio.

Participamos activamente, desde su inicio, en el Plan de Manejo de Refrigerantes destinado a capacitar a profesionales del área en el manejo y uso de las sustancias agotadoras de la capa de ozono, liderado por Conama y Environment Canadá. Junto a dos colegas asistimos a charlas dictadas por expertos extranjeros para luego replicarlas en el Dimec para egresados y docentes con una asistencia superior a 150 profesionales al cabo de 6 cursos realizados.

La red de egresados generada con el paso de los años permitió que los docentes atendiéramos una verdadera “Bolsa de Trabajo”, con solicitudes de alumnos en práctica y también de profesionales egresados.

Este continuo contacto con empresas del rubro trajo aparejada varias ventajas no menos importantes para el posicionamiento y crecimiento de la carrera, destacándose el interés de importantes firmas del rubro, tales como DAIKIN, LG, TRANE, CARRIER, ANWO entre otras, en contribuir con valiosas donaciones en el potenciamiento  de laboratorios y en la climatización de las dependencias del DIMEC. Ocasión aprovechada por los alumnos memorista en sus Trabajo de Titulación, como autores de los proyectos y en ocasiones colaborando activamente en el montaje del equipamiento recibido.

En todas estas instancias expuestas el rol que cumplieron los estudiantes y egresados fue relevante y fundamental, poco o nada  se hubiese logrado sin el entusiasmo, mística y espíritu de cuerpo demostrado a lo largo de estos años.

Pienso que la carrera al interior del Departamento, se comportaba como una especie de familia, gran unión y compañerismo, y los alumnos se ponían la camiseta desde el primer instante”.

Ing. en Climatización hoy tiene muy pocas matrículas. A su juicio ¿Qué cree que hace falta para realzar la especialidad?

Junto con el Sr. Meriño vivimos la experiencia que Ud. indica. Remontar esta realidad es tarea de todos, especialmente de los encargados de su dirección y gestión, así como también de sus estudiantes. Lo comprobamos en la reapertura del ingreso propio; durante los años posteriores el aumento de puntaje y extensión de las listas de espera fue notorio y constante.

Promocionar la carrera no es una tarea fácil; sin embargo, ello es posible si se aúnan voluntades de autoridades, docentes y alumnos y se potencian todas las instancias que permitan una vinculación permanente y fluida con el medio externo.

El amplio y creciente espectro ocupacional para nuestros ingenieros aunado a la ventaja comparativa de una menor oferta de profesionales formados en estas áreas, constituyen dos contundentes argumentos que deben ser debidamente aprovechados.

Pienso que hay que recobrar el brío y mística de pasadas generaciones, los que han hecho posible el que sigamos reuniéndonos, por casi 20 años, en  cenas aniversario,  cada mes de agosto. En la pasada ocasión. No obstante, la divulgación oportuna del evento, hicieron mutis por foro las últimas promociones y si lo hicieron en gran número egresados del ’70 en adelante.

¿Qué acciones cree necesarias para reencantar a los egresados jóvenes y a quienes hoy se encuentran estudiando?

Ya completé 9 años en mi status de pensionado y ello implica desconocer en profundidad las razones del desencanto. Sin embargo me he enterado que un número importante de jóvenes que ingresa lo hacen utilizando el primer año como un puente para más adelante solicitar cambio de carrera. Ello se daba también, en menor medida, en décadas pasadas y se enfrentaba exponiendo desde el ingreso las potencialidades del campo ocupacional, la diversidad de las áreas en que podría desarrollarse, las estadísticas sobre la rapidez de acceso al trabajo remunerado, entre otros argumentos. En términos coloquiales les ayudamos a “ponerse la camiseta”.

En varias ocasiones fuimos también receptores de alumnos de otras especialidades, seguramente atraídos por relatos de compañeros de “clima”, expuestos en ramos comunes.

Debe gestionarse el concurso de empresas y profesionales destacados para la realización de charlas introductorias a las distintas áreas de la especialidad, desde los primeros semestres, actividad fácil de lograr en el entendido que el beneficio de esta acción es mutuo.

¿Por qué es importante formar a profesionales para las áreas de refrigeración y aire acondicionado?

Estamos insertos en un mundo interconectado y nuestros productos alimenticios como: frutas, legumbres, pescados, mariscos, entre otros, son apetecidos en muchas y a veces remotas latitudes. Satisfacer esos mercados con productos de primera calidad implica la implementación de una línea de procesos denominada “cadena del frío” donde la técnica de la Refrigeración Industrial es la aplicación estrella. Igualmente, indispensables son las aplicaciones más cercanas de la refrigeración agrupadas, según su uso, comercial y doméstica. El campo de actividad en Refrigeración es tan amplio que se ha comprobado que los ingenieros que egresan y que optan por esta área suelen permanecer en el área exclusivamente en su trayectoria profesional.

Hoy por hoy no se concibe que en el diseño de centros comerciales, cines, teatros, auditorios, edificios tipo torre, aeropuertos y otras numerosas construcciones no se contemple la implementación de equipamiento que genere el Aire Acondicionado con fines de confort de las personas. Los sistemas buscan la obtención y control de las variables temperatura, humedad relativa y  calidad del aire interior a despecho de las adversas condiciones atmosféricas.

La generación de sistemas aire acondicionado han contribuido además a obtener notables avances en el campo de miniaturalización, por ejemplo, todo el mundo está usando computador, celular; aparatos que utilizan microchip. Estos no habrían podido tener la calidad y tamaño que tienen ahora si no hubieran existido las Salas Limpias, en las cuales se controlan todas las variables del modo que el aire ambiente  sea aséptico, libre de polvo y  con temperatura, humedad y velocidad controlada. Otra aplicación  relevante es el tratamiento en quirófanos  y salas de recuperación.

Muchísimos procesos industriales, científicos y tecnológicos, que requieren condiciones ambientales especiales, han sido posible gracias a la aplicación del Aire Acondicionado, el funcionamiento de Centro de llamados, estaciones repetidoras, estudios de radio y Tv, fabricación de medicamentos (ejemplo las pastillas efervescentes requieren un ambiente seco), en la industria textil que requieren mantener ambientes con alto grado de humedad, etc.  A propósito, W.H. Carrier considerado el precursor del Aire Acondicionado empezó su brillante carrera resolviendo el problema planteado en una industria de hilados, que provocaba  costosas demoras por el continuo corte de los hilos, fenómeno que ocurría sólo en algunos días, lo solucionó con un estudio de las mezclas de aire y vapor de agua (psicrometría aplicada) y maquinaría diseñada ex profeso.

No cabe duda que las actuales exigencias en cuanto a calidad de vida y el acelerado desarrollo  científico y tecnológico plantean interesantes desafíos a los ingenieros de nuestra Universidad y muy especialmente a nuestros profesionales,   en el campo de su competencia.

Aprovecho la ocasión de saludar a los miembros de la gran familia en su mes del Aniversario N° 55 e invitarlos a compartir la cena anual el miércoles 21 del presente mes en el Eladio Restorán.